Ir al contenido principal

Verde

Le dije a Margarita, quiéres ser mi novia y me dijo que no. Quedé pasmado. Apenas me salió un despechado por qué, pero ella sonrió de manera encantadora, me pellizcó la mejilla, se dio la vuelta y se fue. Me quedé mirando su cuerpo, con aquella falda a cuadros verdes príncipe de gales, con el suéter verde amarrado en la cintura y con esa diadema verde. Toda verde ella como la jacaranda que estaba mis espaldas y de la cual colgaban unas enormes orugas verdes, en verdad enormes. Miguel me dijo: ¿Te batearon güey? pues no sé, le dije, pues que te dijo güey, pues que no, ay güey pues entonces te batearon pendejo, y se carcajeó, hasta verde estas del pinche coraje, me dijo. ¿Eh? ¿verde?.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Reforma

Me cuentan que uno de los ideólogos y promotores de la Reforma Educativa dio un curso a nuestros colegas sobre las maneras en cómo se debe enseñar las competencias y cómo se debe evaluar a los es-tu-dian-tes, que no alumnos, es-tu-dian-tes en este infalible modelo. El emérito, discípulo de Perrenaud, miembro del SNI, titular B, regañaba al "peladaje" docente porque no saben evaluar los aprendizajes,no pueden hablar con corrección ni hacer cuentas básicas con los números y las letras. El Doctor se exaltó porque una profesora le pidió que ejemplificara una manera de evaluar utilizando la teoría de las inteligencias múltiples. El experto se arremango todo lo que pudo y se dedicó a modelar un ejemplo matemático en donde los es-tu-dian-tes graficarán informaciones y las representarán con una ecuación de segundo grado. Todo iba bien hasta que una mano se levantó y le dijo que en las sesudas ecuaciones hacía falta algo, ¿Eh? dijo el titular B; si, en la ecuación hace falta que pong…

Las Tribulaciones del General Rauda (11)

XI

“Señor Presidente, y por útlimo le informo que el forajido Martín Rauda ha muerto en las inmediaciones de un pueblo cercano a Pátzcuaro, Michoacán” Recitó el Ministro de guerra al Jefe Máximo de la Revolución.

“Mira, mira, ya te chingastes al cabrón ese...bien, bien" Exclamó el Jefe Máximo "Era bragao el cabrón ese, pero estaba del lado equivocado.” Dio un golpe en el escritorio y se levantó de su silla, se dirigió hacia el enorme ventanal desde donde se observaba todo el valle de México, y suspiró.

“Esos cabrones son especiales, matan a lo pendejo y a puros pendejos.” Se quedó callado unos segundos y agregó “Ya vez como le fue al Alvarito.” Y una risotada se oyó por todos los pasillos del castillo. El Ministro de Guerra lo observaba desde el fondo del despacho, con las manos cruzadas y la mirada en ningún lugar. El Jefe Máximo volvió a su enorme asiento de madera de roble.

“Siéntate, Lázaro, siéntate. Vamos a platicar.” Lo invitó con un movimiento más de pistolero que de d…

Yo cultivo en mi corazón dos esperanzas

La puerta en el muro

Francisco Aragón (1973-2008)
El protagonista del cuento “La puerta en el muro” de H. G. Wells vive una circunstancia terrible. Cuando tenía ocho años se topa con una enigmática puerta y no puede resistir el traspasarla, al otro lado encuentra ni más ni menos que un jardín encantado en donde todo le parece maravilloso; lo reciben dos panteras negras que pueden comunicarse con él amablemente y que se convierten en los compañeros de juegos ideales para el chico quien se siente completamente feliz. No obstante tiene que salir del jardín para volver a su casa prometiéndose que volvería lo antes posible para reanudar esa dicha indescriptible, sin embargo, y esto es lo terrible, nunca más vuelve a encontrar aquella puerta.

La vida de este niño que se hace hombre se desarrolla normal, su personalidad competitiva y ambiciosa lo convierte en un importante funcionario pero descubre que el vacío que dejó la perdida de su jardín no puede ser sustituido por ninguna otra satisfacci…