Ir al contenido principal

Verde

Le dije a Margarita, quiéres ser mi novia y me dijo que no. Quedé pasmado. Apenas me salió un despechado por qué, pero ella sonrió de manera encantadora, me pellizcó la mejilla, se dio la vuelta y se fue. Me quedé mirando su cuerpo, con aquella falda a cuadros verdes príncipe de gales, con el suéter verde amarrado en la cintura y con esa diadema verde. Toda verde ella como la jacaranda que estaba mis espaldas y de la cual colgaban unas enormes orugas verdes, en verdad enormes. Miguel me dijo: ¿Te batearon güey? pues no sé, le dije, pues que te dijo güey, pues que no, ay güey pues entonces te batearon pendejo, y se carcajeó, hasta verde estas del pinche coraje, me dijo. ¿Eh? ¿verde?.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Primavera....

La noche de Walpurgis por Francisco Aragón
29/04/2008
Sin duda es una ironía simpática que el día del niño en México se celebre el mismo día de la Noche de Walpurgis; fecha umbral por excelencia, clave en el calendario mágico tradicional que señala el fin del invierno y el principio de la primavera, por lo que se le relaciona sobre todo con ritos de fertilidad, pero que también marca un periodo, una noche, durante la cual los seres del otro mundo tienen permiso para salir a mezclarse con las personas. Se decía que era un día perfecto para los aquelarres que siempre, si se trataba de aquelarres respetables claro, terminaban en orgía; otra tradición indica también que ese día las hadas cabalgan desenfrenadas barriendo con todo lo vivo que se encuentra a su paso y buscando doncellas y donceles que llevarse a su morada en el otro mundo; también se tenía la creencia que era de mala suerte casarse no sólo el 30 de abril o el primero de mayo sino durante todo el mes de mayo con riesgo de contra…

Las Tribulaciones del General Rauda (11)

XI

“Señor Presidente, y por útlimo le informo que el forajido Martín Rauda ha muerto en las inmediaciones de un pueblo cercano a Pátzcuaro, Michoacán” Recitó el Ministro de guerra al Jefe Máximo de la Revolución.

“Mira, mira, ya te chingastes al cabrón ese...bien, bien" Exclamó el Jefe Máximo "Era bragao el cabrón ese, pero estaba del lado equivocado.” Dio un golpe en el escritorio y se levantó de su silla, se dirigió hacia el enorme ventanal desde donde se observaba todo el valle de México, y suspiró.

“Esos cabrones son especiales, matan a lo pendejo y a puros pendejos.” Se quedó callado unos segundos y agregó “Ya vez como le fue al Alvarito.” Y una risotada se oyó por todos los pasillos del castillo. El Ministro de Guerra lo observaba desde el fondo del despacho, con las manos cruzadas y la mirada en ningún lugar. El Jefe Máximo volvió a su enorme asiento de madera de roble.

“Siéntate, Lázaro, siéntate. Vamos a platicar.” Lo invitó con un movimiento más de pistolero que de d…

Psicografías Adolescentes: El Entrenamiento

"Ch" respira profundo, tiene una mano empuñada en la cintura y la otra estirada a la altura del pecho. Grita y su rostro adquiere una mueca feroz, levanta el pie y patea a su compañero en el estómago. El compañero aguanta el golpe y grita. "Ch" vuelve a repetir los movimientos, mueve las manos, gruñe y vuelve a levantar la pierna y marca con la suela de tenis el pecho de su contrincante. Oye, le digo a "Ch", por qué le pegas; no le pego maestro, estamos entrenando, sabemos lo que hacemos. Volteo a ver a "A" y asiente con la cabeza; todo, dice "A", todo está medido profesor, sabemos cómo patear y dónde pegar.

"Ch" tiene el pelo de un milímetro de tamaño, la cabeza es redonda y sus orejas grandes, viste con uniforme negro, de dos piezas, holgado, gabardina dura, un logotipo en la espalda  que simula un sujeto volando al tirar una patada. Dice tener el dominio de las técnicas del taekwondo, dice entrenar a diario con un profesor …