Ir al contenido principal

La Reforma

Me cuentan que uno de los ideólogos y promotores de la Reforma Educativa dio un curso a nuestros colegas sobre las maneras en cómo se debe enseñar las competencias y cómo se debe evaluar a los es-tu-dian-tes, que no alumnos, es-tu-dian-tes en este infalible modelo. El emérito, discípulo de Perrenaud, miembro del SNI, titular B, regañaba al "peladaje" docente porque no saben evaluar los aprendizajes,no pueden hablar con corrección ni hacer cuentas básicas con los números y las letras. El Doctor se exaltó porque una profesora le pidió que ejemplificara una manera de evaluar utilizando la teoría de las inteligencias múltiples. El experto se arremango todo lo que pudo y se dedicó a modelar un ejemplo matemático en donde los es-tu-dian-tes graficarán informaciones y las representarán con una ecuación de segundo grado. Todo iba bien hasta que una mano se levantó y le dijo que en las sesudas ecuaciones hacía falta algo, ¿Eh? dijo el titular B; si, en la ecuación hace falta que ponga los paréntesis, porque sino pone los paréntesis se altera completamente el resultado, ¿Eh?Respuesta radical y tajante sobre los cambios educativos en la EMS y la Reforma: ¿EH? ni los finlandeses y singapureños, ni los coreanos y los suecos tienen estas respuestas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La mirada del dragón

Te está viendo el Dragón, ten mucho cuidado. ¿Eh? Le digo. Si, te está viendo y no tienes protección. El patio del plantel esta vacío, estoy sentado en una de las bancas de concreto esperando el inicio de las labores de la Jornada Académica. Se me eriza toda la pelambrera del cuerpo. El Profesor me señala con el dedo y me observa con los ojos entrecerrados. Carga un portafolio ochentero de plástico negro, viste con un suéter rojo. Se mete la mano en el pecho y saca un collar con un símbolo: Te-tra-gra-ma-tón, solo esto te protege de la mirada del Dragón. Me señala unos segundos mas, me dice: buenas tardes profesor, y se va. De un brinco me levanto, no chinguen, el dragón me esta viendo. Y todavía no empieza la jornada académica.

Las Tribulaciones del General Rauda (11)

XI

“Señor Presidente, y por útlimo le informo que el forajido Martín Rauda ha muerto en las inmediaciones de un pueblo cercano a Pátzcuaro, Michoacán” Recitó el Ministro de guerra al Jefe Máximo de la Revolución.

“Mira, mira, ya te chingastes al cabrón ese...bien, bien" Exclamó el Jefe Máximo "Era bragao el cabrón ese, pero estaba del lado equivocado.” Dio un golpe en el escritorio y se levantó de su silla, se dirigió hacia el enorme ventanal desde donde se observaba todo el valle de México, y suspiró.

“Esos cabrones son especiales, matan a lo pendejo y a puros pendejos.” Se quedó callado unos segundos y agregó “Ya vez como le fue al Alvarito.” Y una risotada se oyó por todos los pasillos del castillo. El Ministro de Guerra lo observaba desde el fondo del despacho, con las manos cruzadas y la mirada en ningún lugar. El Jefe Máximo volvió a su enorme asiento de madera de roble.

“Siéntate, Lázaro, siéntate. Vamos a platicar.” Lo invitó con un movimiento más de pistolero que de d…